Globalización y Educación

PRIMERA PARTE

La situación actual de la Educación en México tiene un sin número de circunstancias que la ubican en una condición particularmente urgente. La educación en nuestro país debería entenderse desde diferentes aspectos, algunos de ellos que nos permitan comprender la influencia de la globalización tanto en sus efectos, positivos si existieran como también desde sus efectos perniciosos y con éstos dar respuestas eficaces a la realidad educativa en el Sistema Educativo Nacional.

Si bien es cierto que en la actualidad ya no se habla de países tercermundistas es muy real que ahora se les nombra países emergentes y son quienes padecen los estragos de una concepción antropológica tendiente más a lo accidental que a lo esencial, cuyas consecuencias se traducen en ámbitos sociales, económicos, culturales o educativos. Consecuencias que se presentan como demoledores y ante los cuales pareciera que ser que el hombre es un seres indefenso y víctima de las circunstancias.

Algunas opiniones consideran el fenómeno de la globalización, como el flujo de capital que condiciona las acciones del hombre y que conlleva en sí mismo un destino impuesto por el FMI u organismos internacionales a los países que hacen sus “préstamos/inversiones”, otros pensadores consideran que la globalización es una imposición de uniformidad cultural cuyo medio eficaz son precisamente los medios de comunicación, la divinización del consumismo como sinónimo de riqueza, amor o poder; el desmoronamiento de las fronteras y el influjo homogeneizador que llevan a la pérdida de una identidad nacional, de valores culturales o sociales. Desde el punto de vista económico y como consecuencia de la “ruptura” de fronteras la consecuente entrada masiva de empresas y productos transnacionales que barren con la demanda laboral y provocando que millones de personas se queden excluidas del llamado “sistema”, sistema que no admite la intervención del estado, ya que él mismo prácticamente ha desaparecido ante la fuerza arrolladora del neoliberalismo y ante la demanda del Mercado.
Constatamos la existencia una crisis laboral que paulatinamente va provocando la fragmentación social, genera exclusión o discriminación, desempleo y subempleo, algunas personas o grupos muy ricos, otros menos ricos y muchísimos pobres.

Las preguntas en este reglón serían:
¿Qué hacer para disminuir los efectos nocivos de la globalización?
¿Cómo el aspecto educativo de un país puede intervenir en estos procesos?
¿Qué papel puede jugar el docente ante esta situación?
¿Cómo formar a los estudiantes para responder satisfactoriamente a esta urgencia?
¿Qué debe formarse en los educandos para adecuarse a los tiempos y no perder los fines últimos de su existencia?

1. La Globalización y algunas idas.
Se define como globalización al “concepto que pretende describir la realidad inmediata como una sociedad planetaria, más allá de las fronteras, barreras arancelarias diferencias étnicas, credos religiosos, ideologías políticas y condiciones socio-económicas o culturales” . Surge como consecuencia de la internacionalización cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos político-culturales.
En sus inicios, el concepto de globalización se ha venido utilizando para describir los cambios en las economías nacionales, cada vez más integradas en sistemas sociales abiertos e interdependientes, sujetos a los efectos de la libertad de los mercados, las fluctuaciones monetarias y los movimientos especulativos de capital. Los ámbitos de la realidad en los que mejor se refleja la globalización son la economía, la innovación tecnológica y el ocio.
Parece fuera de toda duda que han sido las grandes multinacionales, entremezcladas con los gobiernos de las grandes potencias económicas (con EEUU a la cabeza) y con las instituciones internacionales bajo el control de ambas (de forma directa o indirecta) quienes han trabajado, utilizando sus grandes palancas de poder económico y político, para que la globalización sea como predominantemente ha sido y está siendo.
Cuando se habla de la globalización lo que realmente se globaliza es el Sector industrial, Comercial y Servicios, no el País; y este sistema ofrece una aparente disminución de costos, incrementar la participación en el mercado, aumento de la competencia, diversificación de nuevos productos y servicios; mejoramiento continuo de precios; internacionalización de la producción; políticas de la desregulación aduanera y tecnologías de la comunicación logística y de distribución.
La influencia globalizadora llega directamente al ámbito educativo y siendo éste un punto focal del quehacer de cualquier sociedad, grupo o país, es evidente que modifica los objetivos y con ello todo el diseño curricular.
Algunos de los objetivos de la globalización no son intrínsecamente negativos, pero es indudable que las consecuencias son graves y a gran escala
Algunas ventajas posibles o luces de la globalización defendidas por algunos pensadores tienen que ver con la mundialización que ha incrementado el comercio y las inversiones extranjeras directas estimulando una mayor tasa de crecimiento en los países en desarrollo; fomento de los procesos para alcanzar los mejores niveles de vida; la internacionalización que promueve nuevas oportunidades en los distintos campos para la diversidad de la población, reducción de costos, más preferencia a los clientes: esto contribuye a crear reconocimiento global, lo cual aumenta la preferencia de los clientes mediante el refuerzo; mayor eficacia de los programas : un programa de globalización puede realzar el promedio de eficacia de los programas en todo el mundo; y Mayor eficacia competitiva: mediante la concentración de los recursos en un número menor de programas. Todo lo anterior bien podría reflejar las grandes ventajas de la globalización pero “ventajas” ¿para quién? ¿pueden ser acaso plausibles solo para grupos reducidos?, ¿y la mayoría qué? Porque en realidad el 70 % de la población mundial vive en la pobreza y tan solo el 30% de la población acumula la riqueza mundial, es decir, muchos tienen poco y pocos tienen mucho. Los datos proporcionados por organismo internacionales son reveladores, la pobreza va ganando terreno. No se puede argumentar un modelo económico-social solo en términos de esperanza cuando esta no tiene ninguna base fiable, tal esperanza no podría llamarse tal.
En el marco de las desventajas, algunos teóricos han expresado que: La globalización ha llevado a algunos sectores del planeta al borde de la catástrofe ambiental, en medio de una agitación social sin precedentes, con la economía de la mayoría de los países está en escombros, y un aumento de la pobreza que debiera llamarse de manera exacta miseria y que está definida por el hambre, la carencia de tierras, la migración y la dislocación social. Hoy día puede afirmarse que el experimento es un fracaso. La globalización está dejando una estela de inestabilidad peligrosa y aumento de la desigualdad radical entre las naciones; a causa del incremento del intercambio comercial la globalización provoca un mayor caudal de contaminación industrial y degradación del medio ambiente; el mayor problema de la globalización es que gran parte del mundo en desarrollo no participa en el proceso.
La globalización ha asumido varias facetas en la sociedad moderna: la estandarización de productos y servicios; significa que éstos tienen poca o nula variación entre los distintos países o regiones donde se distribuyen; reducción de barreras arancelarias: ha introducido el llamado consumo de productos masivos, permitiendo que muchos países tengan acceso a éstos; economía de escala: implica hacer los productos más competitivos con una estrategia de bajos costos; la creación de grandes corporaciones e integración de las empresas: permite un mayor control del mercado; la creciente integración de las economías nacionales a los mercados globales, pues de éstos últimos depende el crecimiento y la estabilidad de aquellas; y configuración de grandes zonas integradas de comercio.

Ante esta grave situación, la educación como uno de los constitutivos de la sociedad puede contribuir de manera significativa a revertir las consecuencias.

2. Globalización y algunos paradigmas educativos
La toma de conciencia y formación desde un pensamiento crítico refiere directamente a la capacidad para actuar moral y efectivamente en situaciones pedagógicas, no primariamente para la generación de conocimientos públicos y generalizables.

La actitud crítica debe llevar a comprender la cultura desde el salón de clase o la escuela y analizar cómo se desarrollan las relaciones dentro de un contexto mayor y se plantean interrogantes como las siguientes:
1. ¿Cómo reproduce el conocimiento la escuela?
2. ¿Cuáles son las fuentes del conocimiento que los estudiantes adquieren en la escuela aquí y ahora?
3. ¿Cómo los estudiantes y profesores, responden a lo que es transmitido a través de las experiencias en la escuela?
4. ¿Qué hacen los estudiantes y los profesores para realizar sus propias experiencias escolares?
5. ¿A qué intereses sirven las habilidades fomentadas por la escuela?
6. ¿Cuándo sirven a determinados intereses, en qué o dirección se mueven, equidad y justicia social, o se mueven en una dirección opuesta?
7. ¿Cómo los estudiantes empobrecidos pueden lograr libertad, equidad y justicia social desde el ámbito escolar?

En las circunstancias actuales de América Latina y en las condiciones que vivimos en México ciertamente un Pensamiento Crítico puede ser viable porque es precisamente la sociedad y el cómo vivimos que necesita ser analizado y a partir de ello fomentar un diseño curricular que responda a las necesidades y se haga una síntesis de los elementos culturales.

Un Currículum planeado desde la participación de los destinatarios e integrando conocimientos, valores, costumbres, creencias y hábitos de un territorio y gente específica.

El país es un mosaico de diversidades culturales, sociales, geográficas, económicas, religiosas, ideológicas, políticas, etc. por ello con notas muy distintivas. Nuestra nación cuenta con un enorme cúmulo de riquezas, puntos que se convierten en coincidencias y no en separaciones irreconciliables.

El Sistema Educativo Nacional puede estar mediatizado para responder a otros intereses, somos preparados en una cultura servil, como operarios (DE ALBA, Alicia. Currículum: crisis, mito y perspectivas. UNAM. 1991. p. 64).

La realidad nacional requiere complementar el esquema tecnológico con una visión más universal, desde el punto de vista profesional, en donde sea más integral en sus esquemas culturales, con carácter investigativo, más propositivo. Desde el aspecto Económico, más integrador, mejor remunerado, mejor proyectado, con una cultura del trabajo. Desde el aspecto social más identificado con las necesidades reales de nuestro contexto nacional y regional, más emancipador, más crítico, más incluyente. Desde el aspecto Político más Independiente, más comprometido con el pueblo, conscientes de las necesidades, más solidario, más humano.

Una escuela crítica podría aportar una nueva generación de mexicanos que tengan conciencia de su individualidad pero también de su colectividad, que tengan la capacidad para hacer de su formación un modo de analizar los mecanismos que se dan en su existencia.
“… los debates del currículum oculto han sido importantes no sólo porque señalan aspectos de la vida escolar que vincula a las escuelas con la sociedad, sino también porque ha expresado la necesidad de generar un nuevo conjunto de categorías en las cuales se analice la función y los mecanismos de la escolarización” (GIROUX, H. (2003) Teoría y resistencia en educación. (5ª.ed.) México: Siglo Veintiuno editores. p.67).

Es importante hacer llegar la escuela a los que menos tienen y en este sentido podríamos remitirnos a Paolo Freire y su Pedagogía del Oprimido.
“la cultura democrática se finca en las libertades civiles, critica al poder y busca la participación activa de las personas en el ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de su obligaciones” (ALONSO, J. La educación en la emergencia de la sociedad civil en Un siglo de educación en México. México: CONACULTA/Fondo de Cultura Económica. p. 164).

Se debe analizar su proyecto político-pedagógico de la escuela en la perspectiva de una educación para la ciudadanía: que tome en cuenta su historia y sus objetivos, que tenga una adecuada planeación etnográfica y social ascendente, que haga ejercicios de democracia y aprenda de su propia experiencia.GADOTTI, M. (2003) Perspectivas actuales de la educación. Argentina: Siglo Veintiuno editores p.123).

Desde el educador también se tienen retos y perspectivas que deben tener en cuanta, los gobiernos y las instituciones formadoras de docentes requieren formar a un docente nuevo para las nuevas exigencias, afrontar que desde una manera diferente el sindicalismo magisterial y la visión de Estado (Ibid. 181). En el terreno tecnológico se tienen que agregar aspectos de la realidad sociopolítica, en la que la innovación sea la llave para el cambio social, fomentar una ciudadanía más activa.

El currículum como práctica social traduce y reproduce lo que sucede en las sociedades; se debe tener en cuenta que el currículum también tiene una función social porque además integra aspectos culturales, sociales, políticos y en sí se transforma en ideología. (DE ALBA, Alicia. Currículum: crisis, mito y perspectivas. UNAM 1991. p. 37).

Es importante la intervención del Estado desde una posición más objetiva y ajena a los periodos sexenales o intereses partidistas, establecer políticas de continuidad, involucrarse en los índices de calidad, dar la importancia a la educación como una expresión emancipadora, aplicación de recursos económicos importantes y honestos.

a. Los “haceres y saberes” para una verdadera Democrática.
Las instituciones educativas son los verdaderos centros transformadores de haceres y saberes, la educación democrática tiene que convertirse en una forma de vida, desde las etapas del preescolar debe introducirse la cultura democrática; se sabe que la democracia solo puede ejercerse a partir de que los ciudadanos tengan información y capacidad crítica para tomar decisiones.
La educación no puede contentarse con reunir a los individuos haciéndolos suscribir a valores comunes forjados en el pasado, porque precisamente debe responder a cosas elementales como vivir juntos, bajo una finalidad, en términos de equidad, dando a cada persona la capacidad para participar activamente durante toda la vida en un proyecto de sociedad.

“El sistema educativo tiene por misión explícita o implícita preparar a cada uno para ese cometido social. En las complejas sociedades actuales, la participación en el proyecto común rebasa ampliamente el ámbito político en sentido estricto. Por consiguiente hay que preparar a cada persona para esa participación, enseñándole sus derechos y sus deberes, pero también desarrollando sus competencias sociales y fomentando el trabajo en equipo en la escuela” (DELORS, Jacques. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, Santillana. Madrid 1996. p.65)

La preparación para una participación activa en la vida ciudadana ha ido ganando terreno y se ha convertido en uno de los objetivos de la escuela. Al hablar de educación a la democracia no referimos no solo a la práctica partidista y emisión del voto, con este aspecto se quiere abundar en las relaciones interpersonales que tienen que ver con el vínculo social; la crisis social que vive el mundo actual conlleva precisamente una crisis moral y va acompañada de violencia y delincuencia. La ruptura de los vínculos de proximidad se manifiesta en conflictos internacionales, raciales y étnicos. Bien lo dice Seyla Benhabib cuando habla de las relaciones interétnicas “deberíamos considerar las culturas humanas como constantes creaciones, recreaciones y negociaciones de fronteras imaginarias entre “nosotros” y el/los “otro” (s). El otro siempre está también dentro y es un con nosotros” (BENHABIB, Seyla. Las reivindicaciones de la cultura, igualdad y diversidad en la era global. Buenos Aires. Katz 2006 p. 33).

El ideal democrático debe ser tomado muy en cuenta en la estructuración de la educación en México, por ello hay que reinventarlo, porque difícilmente encontraremos otro modo de de organización política y de la sociedad civil que busque una acción común en pro de la libertad, la paz, el pluralismo autentico y la justicia social. La educación es un factor de suma importancia si procura tener en cuenta la diversidad de los individuos y de los grupos humanos y al mismo tiempo evita a ser su vez un factor de exclusión social.

La educación no puede olvidar el respeto a la diversidad y la especificidad de los individuos ya que es fundamental para el entendimiento entre los individuos, los grupos y las naciones. Una escuela comprometida también evita cualquier tipo de exclusión o segregación (un ejemplo cotidiano y real lo podemos vivir en algo muy simple, confundirlo con justicia o práctica normal: la selección por resultados escolares).
Por ello la educación puede estar ubicada en el centro de la dinámica social si:
 Lucha contra toda forma de exclusión.
 Personaliza más la enseñanza.

Finalmente, se debe dar importancia a una propuesta que es bastante rica y que es designada como Educación para la democracia, a partir de 1990, cuando el Maxwell school of Citizenship and Public Affaire aceptó la invitacion del Rakoczi Gimnasium de Budapest y del Instituto Húngaro de investigación pedagógica a colaborar con ellos para estudiar los medios de consolidar la instrucción cívica y el ejercicio responsable de la ciudadanía en Hungría. (DELORS, op.cit. p.66-67).
La primera de las reflexiones tiene que ver con la historia, donde se dé un nuevo enfoque de la historia y las ciencias sociales que insista en la enseñanza de los hechos, los conceptos y las ideas generales sobre los fenómenos sociales para comprender mejor, cuando se plantean, los problemas de la vida cívica.
La segunda idea está en la iniciación a las cuestiones de derecho, para que se haga hincapié en la preponderancia del derecho en democracia, así como en la importancia de los principios fundamentales por los que se rigen los procedimientos jurídicos.
La tercera idea en la línea de la reflexión crítica que procure que el ciudadano adquiera el dominio intelectual que le permita discernir la calidad y la validez de los distintos tipos de razonamientos y de juicios de valor.
La cuarta idea referida a la ética y la formación moral que enseñe mediante ejemplos concretos: dilemas morales, casos de conciencia y se resuelven mediante argumentos y razones que lleguen a soluciones desde el punto de vista moral.
La quinta idea sea sobre el entendimiento de la dimensión planetaria e insista en el hecho de que el dominio del arte de ser ciudadano debe basarse en un conocimiento razonable de los distintos modos de vida existentes y otras culturas, así como en la manera en que los problemas mundiales se relacionan con la vida de las comunidades, grandes y pequeñas,
El pluralismo y la educación multicultural en donde se tenga en cuenta el interés creciente que se suscita en las escuelas del país sobre en los estudios del patrimonio étnico.

Las tareas pueden excesivas y hasta demandantes pero no podemos abdicar ante la oportunidad.

BIBLIOGRAFIA

ALONSO, J. (2000) La educación en la emergencia de la sociedad civil en un siglo de educación en México. CONACULTA/Fondo de Cultura Económica. México.

BENHABIB, Seyla. (2006) Las reivindicaciones de la cultura, igualdad y diversidad en la era global. Katz. Buenos Aires.

DE ALBA, Alicia. (1991) Currículum: crisis, mito y perspectivas. UNAM. México

DELORS, Jacques. (1996) Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Santillana. Madrid

GADOTTI, M. (2003) Perspectivas actuales de la educación. Siglo Veintiuno editores. Argentina

GIROUX, H. (2003) Teoría y resistencia en educación. (5ª.ed.) Siglo Veintiuno editores. México